Ir al contenido principal

Ella es..

 


Ella es como un río desbocado, 

como una mañana sin retorno 

como un grito de socorro..

 

 

Ella es la primera palabra

el horizonte donde la noche se cobija

la respuesta de las lágrimas..

 

 

Ella es un norte de silencios

el andén donde los sueños juegan

el puedo de los que quieren..

 

 

Ella es un todo sin fronteras

el ancla de los relojes de arena

es la música que te salva de los errores..

 

 

Ella es la belleza salpicada de Verdad

la Única que puede consolarte

el número infinito de los lunares sin piel..

 

 

Ella es la paleta de colores donde el arco iris conjuga sus deseos

la calle que mejor eco tiene

el pañuelo donde las abuelas hilvanan dobladillos..

 

Ella es la dueña de una plazuela sin alcobas

el abrazo que queda tras una amistad perdida

la que calma a la soledad con sólo mirarte a los ojos..

 

Sus ojos….

 

Los únicos que necesitas

que ansías

que precisas…

 

Sus manos…

 

El lugar más seguro del mundo…

 

Su talle…

Su sombra…

Sus perfiles…

 

Su rabia

Su dolor

Su inigualable encanto..

 

Su porte…

 

Ese porte de Reina

Ese porte de hebrea

 

Ya sea rodeada de niños…

Ya sea sola entre callejuelas

 

De noche

De día

 

Al alba

Al mediodía

 

Ella… Ella sabe estar ahí… 

 

Asomada a un cordel de la tarde

dispuesta a escucharte 

cuando la voz te araña los pensamientos..

 

Ella… Ella siempre está ahí…

 

Sin que te des cuenta… sin llamar tu atención

 

Porque Ella es el diapasón de los latidos

la luz donde los faros arrullan sus miedos

el vaivén que persiguen las oscuras golondrinas..

 

Ella es la poesía sin fin

el soneto perfecto escrito entre suspiros

ese recuerdo materno que nunca cesa, 
que nunca acaba, que nunca termina.


Ella…

 

Ella es lo que tú quieres que sea

 

No la pierdas nunca

 

No le vuelvas la cara

 

No vivas sin tenerla ardiendo en el precipicio de tus labios…

 

Porque Ella…

es la cruz verde de los mapas

 

Ella es…

la que nunca te suelta la mano

 

y porque Ella…

 

Ella adormece gemidos

cuando pierdes las batallas

derribando tus murallas

sin tener que hacer ruidos.

Ella destruye quejidos

en tan solo una alabanza

escribiendo sin tardanza

un legado con su nombre

y ese bendito pronombre

donde habita la Esperanza..

 

 

Ella es un mar revestido

entre vientos de sosiegos

de luces, calles y fuegos 

y de silencios prendidos

al talle de sus sentidos

y al eco de su semblanza

esa bendita balanza

que apacigua los temores

al respirar entre horrores

oscilando a la Esperanza..

 

 

Ella sabe de despidos

de traiciones y canallas

de Escrituras sin agallas

de dolores parecidos

de promesas con tañidos 

y de vivir con templanza

pues no concibe venganza

la Madre del Alfarero

desde que dijo sí quiero

y se gestó la Esperanza.. 


Foto: Miguel Guerrero






Comentarios