Ir al contenido principal

Entradas

Entrada destacada

La Semana Santa es..

  La  Semana Santa  es la excusa que tenemos los cofrades para dejar claro nuestras creencias y trazar con sombras de tiza que el  Dios  que mora en el sagrario palpita a pecho descubierto entre lágrimas de cristal.   La  Semana Santa  es un compendio de tradiciones y recuerdos, de vivencias y de abrazos, de lo que fuimos y de lo que un día - si   el que manda quiere - llegaremos a ser.   La  Semana Santa  es la vida encorsetada en siete lunas que, al llegar el Sábado Santo, los románticos la ven bostezar y los ilusos la ven esconderse entre la rabia y la pena al saberse presa de sus propios contraluces.   Qué difícil resulta definir lo que es la  Semana Santa,  ¿verdad?...   Pero algo tengo claro…   Sin  Dios,  nada de esto tendría sentido…   Sin  María , nada de lo escriturado de forma sagrada se hubiese consumado…   Y sin nosotros, el mundo carecía de sentido, y los planes del  Altísimo  no terminarían por acabar saliendo siempre bien.   Como ven,  Dios  nos necesita… y nosotros lo
Entradas recientes

Salud de los enfermos..

  Las madres tienen un sexto sentido que les permite saber dónde están todas las cosas guardadas, saber cuándo tenemos fiebre o hambre, y saber cómo curarnos las heridas del alma simplemente con un beso sobre la frente.   Las madres son esa fuente de vida donde los hijos y las hijas bebemos cuando ni siquiera sabemos que tenemos sed.   Las madres son las ausencias más duras, los duelos más eternos, el abrazo que más falta nos hace cuando el frío nos cala hasta los huesos.   Las madres son ese boceto de Dios que el tiempo dibujó con lápices de arco iris y que son el lugar más seguro del mundo.   Las madres convierten un infierno en un juego de cosquillas…   Las madres existen para que la vida se refleje en ellas…   Las madres son ese rosal del paraíso que te acuna en su vientre durante nueve meses y que siempre echas de menos…   Las madres son las madres…   Y cuentan que una noche, en esta casa, el Señor de Bondad no paraba de mirar por las ventanas y la tristeza le inundaba el rostro. 

La ilusión..

  Todo cofrade guarda en la marmita de sus por qué un rincón especial para ver besamanos, unas pizcas de azahar cogidas al vuelo, un puñado de nervios antes de colocarse el antifaz.   Guarda aquella marcha con la que se enamoró, aquella mirada con el deseo adolescente en mitad de la calle Cruces, aquella primera vez en la que perdió algo más que la inocencia.   Y guarda esa estampa del ayer, ese verso roto sobre la piel un domingo de pregón, esa  revirá  que, sin esperarlo, lo dejó hecho un guiñapo, recubierto de lágrimas y  hipios  de inciensos.   Pero si a esa marmita no se le vierte una cuarto de  ilusión , ese puchero probablemente tenga un sabor agrio cuando la cuaresma nos pide la venia.   Porque sin  ilusión , la vida sería un cuadro descolocado, tiznado con barnices oscuros y ausente de brillo por los bordes.   Sin  ilusión , el encuentro con el  Dios de las maderas  estaría vacío y sería un eco de campanas sin badajo.    Sin  ilusión , la fe se apagaría a plena luz del día y n

El azahar..

  Te siento llegar sin prisas adormeciendo a las calles tomándolas por el talle tatuándole sonrisas… que se pierden con la brisa de tu aroma y tu danzar ese bendito manjar que en los naranjos florece haciendo que todo empiece al llegar al azahar.

Rebuscando..

  Ayer, rebuscando entre los cajones de casa, me topé con esta foto…   Me quedé un rato mirándote, y de una manera especial, te empecé a recordar.   Sabes que te echo de menos. Y que es muy duro vivir sin ti. Pero aquí seguimos, tachándole lunas a la vida.   En estos días previos a tu mayor pasión, estarías planchando nuestras túnicas, sacando dobladillos de última hora y dejando claro que tu ibas a ir al palco si o si, aunque te dejaras media respiración en subir esas malditas escaleras.   Tu niña Teresa está feliz. Ella ya te lo habrá contado. Necesitaba volar y lo está haciendo en Osuna de manera maravillosa. Hoy se gradúa de su Mástery ya es toda la mujer que una vez quisimos que fuera.   Tu niño Alberto está creciendo por día. Y aunque sigue siendo del Betis, en el último trabajo relacionado con la Semana Santa ha sacado un diez. No le vuelvas la mirada y sigue vigilándolo porfa.   Y de tu niño Jesús, ¿qué te puedo decir?   Si lo vieras cómo habla, cómo juega al fútbol, cómo se si

El clavo de Soledad..

  Existe un clavo en la ciudad al que nos deberíamos de aferrar mucho más de lo que lo hacemos…   Lo sostiene  Soledad , esa dulzura de nácar que no tuvo suficiente con ver cómo su Hijo expiraba por ti y por mí, sino que asumió para la eternidad la tortura de sostener esa daga entre sus entumecidos dedos.   A veces se lo retiran, pero cuentan los que la aman por La Victoria que ya no puede vivir alejado de él.   Porque en él Ella desboca cada una de sus penitas..   A él le reza.    Con él maldice.    A él le pregunta los interrogantes que pendulan por su mente.   Soledad  no deja de ser una madre, y las madres son así.  Sus vientres están preparados para todo, incluso para sostener el descabello con el que sus hijos abandonan este mundo.   Y  Soledad  lleva descabellada desde el primer indicio de  Jesús , ese hijo al que amamantó, enseñó a andar, enseñó a hablar… y al que tuvo que ver cómo se lo mataban para convertirse, sempiternamente, en un refugio de pecadores.   El clavo de  Soled