Seguir viviendo..



La vida tiene una forma curiosa de decirnos las cosas. A su manera, ella deja que vayas escribiendo el día a día de tu historia hasta que una tarde te toma del brazo y sin decirte nada zarandea todas las costuras de tu piel.

Tras este abrazo de realidad, en ti está el levantarte o el seguir con los pies hundidos en cenizas.

Ella solo hace que te detengas en el camino, que te sientes a respirar en un banco y que abras los ojos a lo que realmente importa, acorralándote a preguntas y dudas.  

Así es la vida, la única que te puede ofrecer la posibilidad de seguir viviendo…

Todos hemos fracasado alguna vez. A todos nos han roto por dentro las ilusiones y las miradas. Todos echamos de menos voces y silencios, pero seguimos vivos, seguimos respirando, seguimos caminando… y esto es gracias al antojo de la vida.

¿Quién no ha tropezado con alguna piedra?

¿Quién no se maldice por haber besado labios envenenados?

¿Quién no tiene cuentas pendientes con el destino?

Pero hay que sacudirse el polvo de la batalla después de cada batalla y agarrarse a aquello que nos quede por vivir como si mañana no hubiera mañana.

Por eso el sol vuelve a brillar en cada amanecer, nuevas nubes pintan los mismos cielos y nuevas manos te ayudan sin buscar nada a cambio a que sigas en pie, ahogando los miedos cuando no te crees ni la mitad de las cosas que a media voz te susurra al oído. 

Por eso siempre hay un sueño que perseguir, un viaje pendiente por hacer, una locura a la que darle forma con la banda sonora de las risas como telón de fondo.

Por eso siempre hay un brindis que elevar al cielo, una sevillana que bailar en la próxima feria, un nombre que guardar en algún rincón del alma y que al recordarlo te hará sentirte menos solo.

No importa la edad que tengas. Ni las cicatrices. Ni el qué dirán.

Cuanto más tiempo pases sin vivir, antes se te habrá escapado la vida, y luego vendrán los lamentos, las lágrimas, las culpas... y nada podrás hacer. Y nada podremos hacer.


Tatúate esta frase en el alma y léetela cada vez que pestañees... “no hay nada mejor que estar vivo para seguir viviendo…”