domingo, 28 de febrero de 2016

Vestirse de Nazareno..



Verán ustedes…

Mi túnica y yo tenemos una seria disputa cada año.

En el salón de casa ya se está repitiendo ese rito cuaresmal de verla colgada pespunteando cuaresmas y aliviando preocupaciones mientras que en el televisor no paramos de ver imágenes de Semana Santa.

Salidas, recogidas, Campana, Tornería,…

Al cambiar de dvd, me detengo en sus arrugas mientras ella se detiene en mí mirada y en silencio los dos sabemos que eso de "disfrutar" no va con nosotros.

Cuando revisto mi piel con el hábito nazareno, entro en un mundo de insondables silencios, de cicatrices con llagas en sus costuras, de pasillos con sabor a nostalgias, de lágrimas que huelen a cenizas, de promesas que se quedan en futuras intenciones, de sueños que quiero y no consigo alcanzar,…

Vestirme de nazareno es un momento íntimo en el que sosiego mi carácter, renazco de nuevo, tomo fuerzas para seguir caminando y le tomo el pulso al horizonte de lo venidero.

Si ese trozo de tela hablara, desnudaría mis secretos más profundos…

Comparto a pies juntillas eso de que la vida se ve de otra manera cuando la vemos desde el prisma de un antifaz, pero no creo que ser nazareno de negro sea un disfrute para los sentidos.

Al menos para mí…

Los cofrades solemos quedarnos casi siempre en el primer barniz de las cosas, y se nos olvida que cuando uno ajusta a su cintura un cinturón de esparto y una papeleta de sitio aguarda ser guardada en el cajón de lo vivido… es señal inequívoca de que un año más hemos formado parte de una obra de teatro donde lo que se representa es la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo…

¿¿Me puede explicar alguien dónde encuentra uno el disfrute rememorando la muerte del Hijo de Dios??

¿¿Me puede explicar alguien que disfrute encuentra uno al deambular por la pasarela de las vanidades y de la falta de educación que es la Carrera Oficial de esta bendita tierra??

¿¿Me puede explicar alguien dónde está lo atractivo de pasar hambre, frío, sed, parones,… y ser una mera preocupación electoral que con la luz de la primavera se queda a dormir en el tintero de los engaños??

Puede que en una hermandad de capa, con el barrio asomado a las ventanas y el tachin tachin de fondo se pueda disfrutar algo más… pero,…  ¿en una hermandad de negro?

Por favor... que ninguna campaña de publicidad siga utilizando el nombre del nazareno en vano…

Porque ser nazareno es una oportunidad para hurgarse en los adentros más arcanos de nuestra alma, es sentir los ecos de nuestra voz, es poner en una balanza lo bueno y malo del camino que cada uno lleva recorrido…

Ser nazareno es ser un instrumento de la Virgen para evangelizar sin palabras y explicar aquello que sólo se puede explicar cuando las miradas están faltas de fe y esperanza…

Ser nazareno es alfombrar la llegada de un Hombre que hace más de dos siglos derramó hasta la última gota de su aliento para que nuestros pecados fueran suprimidos al llegar al reino de los cielos…

Y porque ser nazareno es la forma que tenemos los cofrades de caminar un día al año por entre los nudos de las maderas ungidas por ese Dios en el que creemos y que a su manera nos tiende la mano para decirnos al oído todo aquello que necesitamos oír... 

¿De veras que no nos vamos a aprovechar de eso?

domingo, 21 de febrero de 2016

"SUEÑA CONMIGO"


“SUEÑA CONMIGO” es el documental con el que el XX Festival de Flamenco de nuestra tierra abrió sus puertas hace un par de noches para que sintiéramos cómo el alma de los amantes del flamenco se pellizca por las esquinas cuando el escenario se apellida Jerez.   

Y este documental -grabado con un móvil-, lo ha perseguido, lo ha logrado y lo ha soñado un jerezano y un amigo mío llamado Antonio Asenjo Serrano.

Querido amigo:

Sólo hay dos palabras con las que pueda comenzar a escribir esta pequeña carta: Felicidades y Gracias.

Felicidades por mostrarnos ese mundo de trastienda, de nervios, de ilusión que se quedan escritas en los sudores de un ensayo.

Y gracias, infinitas gracias porque al fin te has decidido a apostar por ti en este camino tan complicado y tan puñetero que es la vida que nos ha tocado vivir.

Tengo la suerte de conocer tu voz y tu rostro sin caretas que la cubran.

Formas parte de mí… y aunque siempre nos debemos una cerveza, sabes que te quiero de la única manera que se puede querer a alguien a la que se le admira.

De hecho, eres la persona con la que más he disfrutado jugando al fútbol; ainssss si la suerte te hubiera acompañado compañero, dónde podrías haber llegado…

Me gustó tu documental. Tu trabajo. Tu pasión hecha jirones susurrándonos a media voz cómo suena un quejío o como llora una guitarra en el lugar más abandonado de un teatro justo antes de ponerse bajo los focos y los aplausos.

Me gustó verte feliz y que nos hicieras feliz a todos los que te rodeamos.

Ahora toca cuidarse de todos esos que querrán subirse al carro de tu nombre; eres demasiado noble para darte cuenta del daño que pueden hacerte.


Querido cabeza, disfruta de lo que has parido, y ahora más que nunca, sigue soñando… 

domingo, 14 de febrero de 2016

Quédate contigo...



Hoy que Cupido va lanzando sus flechas en busca de nuevos enamorados, y los enamorados perpetuos -por ese miedo infundado a perder puntos-, están envolviendo flores, anillos y bombones,… hoy me vas a permitir que te cuente algo.

Lo mismo con estas palabras consigo que abras los ojos o que me dejes de mirar.

Lo primero de todo es que no caigas en la gran mentira que te han vendido de hipotecar tus sueños a la cintura de otra persona; de tanto escucharlo, te has creído que la vida sólo merece la pena si cada noche tus pies son arropados por el frío de otro pies, y créeme que ese cuento tiene algún que otro matiz que deberías de saber.   

Es cierto que este camino de rosas y espinas es más fácil de superar si compartes atardeceres y amaneceres junto a otro corazón que acompase los latidos de tus miradas… 

Pero antes de que eso suceda, antes de que los nervios aceleren tus besos, antes de que las risas se confundan con el tiempo,… tienes que pensar en tus huellas.

En esta vida, tienes que ser egoísta para luego poder ser generoso o generosa.

Por eso, antes de amar sin medida, ámate.

Antes de querer hasta perder las tapaeras del sentío, quiérete.

Antes de darlo todo por aquella persona que te tiene atrapado, darlo primero por ti.

Al fin y al cabo, tu piel es la que recubre tus pulsos y tus pensamientos cada mañana y nada es eterno bajo el sol de tus años, excepto las cicatrices de tu memoria.  

Así que hazte un favor y brinda por la vida. Por tu vida y por este regalo que nos hace el destino sin que nos lo merezcamos.

Ya luego rebuscas en tu mochila vital y te detienes en tirar de cada una de tus costuras, pero recuerda: quédate contigo antes que con nadie.

domingo, 7 de febrero de 2016

Como borregos..


Cada cierto tiempo veo desde la ventana de mi teclado el tropiezo del ser humano con una de esas piedras que en nuestro camino plantan aquellos que controlan nuestras vidas, nuestras sombras, nuestros hilos,… colocadas ahí con la firme intención de dejarnos boquiabiertos y con la mirada perdida.


Se conocen los resortes de nuestra mente como nadie, y nos manipulan al antojo de los intereses que van marcando las monedas de sus bolsillos.

Es su negocio. Rentable para ellos. Entretenido para nosotros.

En su utópica defensa hay que mencionar que no toda la culpa la tienen ellos, ya que por medio de nuestra sumisión y de nuestros miedos les ofrecemos en bandeja nuestras muñecas para que sigan jalando de ellas.

Pero resulta curioso analizar y ver lo que cada uno aporta en esta relación.

Mientras que nosotros sólo hacemos acto de presencia, ellos se encargan de poner el tablero, las piezas y las reglas a seguir; deciden también la hora a la que se juega, el sitio y los componentes necesarios; y son creativos e imaginativos para que a su lado no nos aburramos y consumamos su necesario producto sin levantar la voz.

Y claro, todo esto nos lo ofrecen de forma gratuita, a través de las redes sociales, para que todos tengamos la misma oportunidad de jugar y nadie sea menos que nadie en la comunidad que nos ha tocado vivir.  

Personalmente a mí me viene genial que cada dos por tres nos suceda esto porque de esta forma puedo unir palabras y pensamientos en torno a estos gritos entristecidos.

Pero me ha dado pena ver a tanto vecino caer en la trampa y asumir que existe un Día de la Amistad y que por tanto había que celebrarlo sin remedio y sin oposición.
Cupido ya aguarda su turno.


A ver a cuantos borregos es capaz de atrapar éste con sus flechas.