domingo, 12 de julio de 2015

Tardes de Tour


Con los primeros compases del mes de julio,  las retransmisiones del Tour de Francia piden permiso para colarse en el salón de casa para disfrute de los amantes de las dos ruedas, aun a sabiendas que de la mano de cientos de castillos y paisajes deslumbrantes se encuentra agazapada la peor de nuestras enemigas: la siesta.

Sobre todo cuando las etapas son de más de doscientos kilómetros, en el perfil no hay ninguna cota de montaña y la llegada se va a producir al sprint.

A veces me pongo a pensar si habrá un maridaje más perfecto que ver a esos hombres esquivando rotondas y caídas, mientras que uno está reposando la comida, con el siseo de un ventilador aliviando las calores, los pies descalzos besando el suelo,… y esperamos el momento oportuno para levantarnos y regalarnos a nosotros mismos un buen trozo de helado.

No sé desde cuando me gusta este deporte que tiene en la ronda gala la mayor de las perfecciones organizativas y estéticas,… pero sé que por seguir la machada de ese pelotón de locos me he perdido muchas horas de piscina, de descanso, de lecturas,…

Y es que mirándolo por donde se mire, lo que hacen estos hombres de suspiros y barros es una auténtica brutalidad, ya que día tras día  -con el único motor de sus piernas y su mente-, son capaces de llevar sus cuerpos a límites insospechados, con el único objetivo de alcanzar la gloria o evitar dejar su nombre escrito sobre el asfalto de alguna cuneta.

Dejando a un lado el veneno del doping -que haberlo, probablemente lo haya-, la emoción, la tensión, el espectáculo que estos deportistas nos brindan cada tarde es digno de aplaudir.

Quédense con la constancia, la voluntad, el coraje que hay tras cada pedalada de esa serpiente multicolor,… y disfruten.  

Tour de Francia… que bonito nombre tienes.