domingo, 22 de marzo de 2015

Desde la luna


Cuando elegí ser maestro escuela sabía que muchas cosas con las que no comulgo en mí día a día me las tendría que ir tragando, más que nada porque a fin de mes uno cobra una nómina contante y sonante, y ese dinero hace cambiar de opinión al más pintado.

Y en mi caso mucho más, porque como siga así la cosa voy a tener que ser yo el que pague por ir a trabajar. 

Pero les decía que hay cosas que tengo que asumir por válidas dentro de mis ideales como docente -por miedo o sumisión-, como por ejemplo el que en las escuelas perdamos el tiempo en celebrar efemérides tales como el Día de la Paz -con su correspondiente suelta de palomas- o que festejemos el Día de Andalucía bajo el eco de sevillanas y dándoles de comer a los niños su correspondiente pan con aceite. 

Es tan ridículo y carente de creatividad que luego así nos luce el pelo.

Pero la palma de esto que les cuento hoy se la lleva el “Día del Padre”, puesto que competir contra El Corte Inglés y su catálogo de regalos es complicado, máxime cuando los recursos que nosotros tenemos en el aula se basan en cartulinas, tijeras, colores, pegamentos,… y unos alumnos que se están criando en la era digital.

Pero el jueves pasado -día de San José- la saliva que tragué al finalizar el regalo de este año tenía un sabor especial.

Vino de un alumno huérfano de padre.

Al ver su marca-páginas acabado, se le iluminó la cara.

Y al preguntarle varios compañeros que dónde lo iba a colocar, él nos confesó que lo pondría pegado en la ventana de su cuarto, porque desde allí se ve la luna y su papá -que estaba allí-, lo vería todos los días. 


Ante respuestas así… ¿Entendéis ahora porque me hice maestro?