domingo, 13 de noviembre de 2016

¡¡Leer más!!


Hace unos días, un grupo de profesores pusimos sobre la mesa un problema que nos preocupa mucho más que la huelga de deberes que la asociación mayoritaria de padres y madres están promoviendo para los fines de semana del mes de noviembre.

Y no es otro que la cantidad de faltas de ortografía que el alumnado presenta cuando llegan a la etapa de secundaria, junto a esa capacidad pobre y triste de expresarse que manifiestan.

De la huelga sólo diré que los padres son soberanos a la hora de educar a sus hijos; ya se arrepentirán.

Pero de lo otro si puedo decir algo.

Y es que esas faltas de ortografía vienen dadas por algo tan simple como es que los alumnos no leen.

Antes, te acercabas por los pasillos de cualquier hipermercado, y en la sección de libros habría tres o cuatro niños leyendo en el suelo mientras sus padres hacían la compra.

Ahora, si ves a uno libro en mano, es una raya en el agua.

Preocupémonos de este detalle que es fundamental a la hora de formar, enseñar y educar a personas.

No le echen las culpas al sistema educativo, al tutor de turno o al grupo de “whatsap” de los padres; cuidemos este hábito que se antoja fundamental para vivir otras vidas, para aprender de otros, para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Saber leer es esencial para la adquisición y la trasmisión del conocimiento en nuestra vida cotidiana, pero también en el mundo académico.

Si de verdad quieren ayudar a sus hijos, lean con ellos, cómprenles libros, hagan que amen el mundo de las letras, pues a medida que se va avanzando en el itinerario académico el nivel de exigencia será mayor, lo que demandará una mayor destreza lectora y escrita.

Si de verdad les duele sus hijos, curen sus faltas de ortografía mediante la lectura.