viernes, 8 de febrero de 2013

Ponme dos coloretes



Tengo una vecina en mi barrio que cada vez que los pitos de cañas y las máscaras se apoderan del mes chiquito sentencia –eso sí, cruzándose la bata- que el carnaval es una fiesta conformada por gente chabacana y ordinaria para un pueblo ordinario y chabacano.

Creo que una vez tuve la ordinariez de contestarle, y la respuesta que me soltó tras esa atalaya de chabacanería que esconde en esa bata fue tan absurda que en menos de un minuto se retrató ella sola; con marco y todo.

Tras vivir aquel “esclarecedor” episodio me hice la promesa de que nunca más alzaría una bandera empolvada de purpurina para defender -desde la distancia y el cariño-, al carnaval y a sus gentes, puesto que el carnaval por sí solo ya tiene defensa suficiente cada vez que alguien entona una copla por lo bajini, bien sea en la ducha, bien en el coche o bien cuando se está compartiendo risas o penas con los amigos.

Lo llamativo del asunto es que con los años me ido encontrando por el camino a más personas que son de esta misma opinión, y aunque no entienden nada de los entresijos del 3x4 no dudan en calificarlo de soez, burdo, vulgar,… En fin.

Pero lo que me resulta más curioso de todo esto es que este tipo de “personajes” tienen la necesidad imperiosa de manifestar su opinión, se la pidas o no, sentando cátedra en sus tristes manifiestos, como si su cometido en esta vida fuera el de cegarnos con su verdad y recuperarnos para su causa.

Son los mismos que luego disfrazan a sus hijos para que repartan más trucos que tratos por el vecindario evitando así que se les señale de seres antisociales.

Conmigo desde luego han pinchado en hueso, porque le debo tanto al carnaval y he aprendido tanto de él que soy de esos jartibles que lo viven y lo disfrutan todo el año entero. Y además, no le hago daño a nadie.

Como muestra de lo que os cuento, corre por mis venas el veneno de la Historia desde el momento en que conocí a unos templarios defender a muerte sus coplas entre escudos y lanzas; sé que algún día tendré que visitar el puente de los suspiros venecianos, y que al apoyarme en su baranda entonaré el último rondo de aquel bohemio gaditano que hace magia con sus letras desde sus ensayos y repertorios; y no hay sonrisa más sincera que la que se traza en mi cara cada vez que escucho el desgarro de esa niña que sigue siendo mi locura cada vez que entona aquella falseta que se pierde entre callejuelas y rincones.

Es más, sueño con entrar un día en mi casa y escuchar de fondo aquel pasodoble que hará que mi sangre -y la de mi aire-, por fin lata y respire entorno al mismo corazón, sobrando en ese momento todas las palabras.

Así que esta noche, y a lo largo de esta semana, déjenme que me ponga dos coloretes, si ese es mi capricho y disfruten un poco de esta fiesta. Salud.