EL ABRAZO DE AQUELLA LÁGRIMA











LA DESPEDIDA FUE LA SOÑADA
ALLÍ MISMO ME VOLVISTES A DESARMAR
BAJO SILENCIOS, ALZADOS EN MURALLAS
QUE CON TERNURA ACEPTÉ ESCALAR.

ENVOLVISTE MI CUELLO CON TUS BRAZOS
ARROPASTE A UN ALMA QUE TE NECESITABA,
UN ALMA QUE VAGABA POR LOS PASILLOS DEL TIEMPO
BUSCANDO LA FRAGANCIA DE TU MIRADA.

FUERON SEGUNDOS ETERNOS
DONDE LOS SUSPIROS QUE BROTABAN
SUSTITUYERON A LAS PALABRAS
QUE CALLADO ME DEJABAN.

MIS DEDOS SE ENTRELAZARON CON TU MELENA,
LAS DUDAS SE AHOGARON EN LA NADA,
BUSQUÉ REFUGIO EN TU ALIENTO
SUSPIRANDO PARA QUE NO TE APARTARAS.

-"¡CUÁNTO TE ECHO DE MENOS!"
SENTÍ QUE TU CORAZÓN PRONUNCIABA
CUANDO UNA LÁGRIMA VALIENTE SE ESCAPÓ,
POSÁNDOSE EN AQUEL RINCÓN DE FORMA DISIMULADA.

¡AY!, SI ESE RINCÓN PUDIERA HABLAR
SI PRESTÁNDOLE OIDOS LE ESCUCHARAN
CONTARIA QUE ALLI FUIMOS AMANTES
QUE TUS LABIOS ERAN MI MORADA.

QUE TU LENGUA, CON LA MIA
APASIONADAMENTE SE ENZARZABAN
MIENTRAS MIS MANOS, INQUIETAS
POR TUS PECHOS SE DESLIZABAN.

PERO AQUEL ABRAZO LLEGÓ A SU FIN
DE NUEVO HUBO ENTRE LOS DOS DISTANCIA,
MI CUERPO DE TU CUERPO SE ALEJÓ,
TU SOMBRA A MI SOMBRA YA NO COBIJABA.

AMBOS SABÍAMOS QUE AQUEL ERA EL FINAL
NUESTRA HISTORIA DE AMOR EXPIRABA,
LAS HUELLAS QUE PISARON NUESTROS DESTINOS
EL TIEMPO TARDARÍA AUN EN BORRARLAS.

Y CUANDO ME DISPUSE A DESANDAR EL CAMINO
RECOGÍ DEL SUELO AQUELLA LÁGRIMA,
TATUÁNDOLA CON ALFILERES DE PASION
SOBRE UN CORAZÓN QUE ERA A TI A QUIEN AMABA.